domingo, 19 de septiembre de 2010

CS2010 — Etapa 1 (Camino de Rabanal del Camino)



¡Hola peregrin@s! Esta noche os escribimos desde el primer final de etapa del CS2010: el pueblecito de Rabanal del Camino, adonde hemos llegado a media tarde de hoy. Han sido 21 km de una etapa con continua (y suave) subida en un día soleado con temperatura agradable para caminar y donde nos hemos estrenado con el tema de los relevos de los coches... ¡Menudo follón!
Bueno, la etapa ha sido más o menos así...


Desayuno y salida

Habíamos quedado a eso de las ocho y media para desayunar en Astorga, pero ya hemos observado las primeras novedades con respecto a otros años: aquí el que manda es el peque... Así que, con un retraso de media hora para que el pequeño pelegrín se tome su primer biberón, iniciamos la etapa. Hoy caminaremos Los 4 peregrinos al completo aunque habrá etapas (normalmente, las más largas) en que Laura se quedará de acompañante conduciendo el coche de apoyo.

Antes de nada hemos aprovechado para estampar el primer sello del CS2010 en nuestra credencial: el del propio hotel, La Peseta, de Astorga. La yaya Tori y Olga se quedarán con el pequeño J. A esperando a que lleguemos a Santa Catalina de Somoza, donde está el coche adelantado, para venir a recogerlas.

Hemos desayunado en un bar de la plaza del Ayuntamiento: como de costumbre, cafés, zumo y tostadas (y algo de bollería para algún golosón...). La salida del Camino por Astorga pasa por delante de la catedral, donde nos hemos despedido de la figura del maragato que corona una de sus torres. Por cierto que, por el trayecto, nos hemos cruzado con el cantante que ayer estaba en Castrillo y que podía oírse en el vídeo que hemos colgado. El que cantaba eso de Échame una moneda... .


Primeros pueblos

Nada más salir de la ciudad, en seguida, caminando por la acera, llegamos a la pequeña ermita del Ecce Homo, en el cercano pueblo de Valdeiglesias (el Camino no llega a pasar por el pueblo), donde aprovechamos para sellar y hacer alguna foto.

Se trata de una hermosa ermita del siglo XVII, con fuente de agua incluida, y donde había un señor que la atendía y daba alguna que otra explicación.

Poco después cruzamos la autovía de La Coruña y llegamos al pueblo de Murias de Rechivaldo, el primero de la etapa de hoy, a casi 5 km de la salida. Volviendo la vista atrás aún podía contemplarse la silueta de la ciudad de Astorga.

En este pueblo Toñín aprovechó para comprar una nueva concha en el albergue que se aprecia en la foto (con mesas en la terraza).








A por el primer relevo de coches...

De Murias de Rechivaldo a Santa Catalina de Somoza, lugar donde habíamos dejado el coche adelantado, hay 5 km. Este tramo se hace prácticamente campo a través, por senderos de tierra desde donde podemos observar, a lo lejos, el pueblo de Castrillo de los Polvazares, donde ayer dimos buena cuenta de un suculento cocido maragato.

Justo al mediodía llegamos a Santa Catalina de Somoza. Junto a la iglesia, está aparcado mi coche. La idea es montar en él Toñín y yo y regresar a Astorga a recoger el coche de Toñín (que se ha quedado allí) junto a las acompañantes y al peque. Luego dejaríamos un coche adelantado en el pueblo siguiente, El Ganso (4 km más adelante), donde almorzaríamos, mientras el coche retrasado se queda de nuevo en Sta. Catalina. Pues bien, Laura y Juanma se quedan dando una vuelta por Sta. Catalina y Toñín y yo montamos en mi coche para regresar a Astorga. De nuevo pasamos por la carretera de Castrillo... entramos en la ciudad de Astorga... y cuando estamos ya junto al hotel La Peseta y vemos a Tori y a Olga, observo que el semblante de Toñín se torna serio... "Da media vuelta... Las llaves de mi coche las tiene Laura..."... ¡¡¡¡QUÉ HORROR!!!!

Ante la mirada perpleja de Tori y Olga, damos media vuelta con el coche... salimos de Astorga otra vez... pasamos de nuevo por la carretera de Castrillo... llegamos a Sta. Catalina y Laura nos da las llaves del coche. Para que Juanma y Laura no esperen más (los teníamos aburridísimos de tanta espera), les decimos que sigan ellos andando hasta el pueblo siguiente, El Ganso, donde comeremos todos, y ya veremos cómo nos las arreglamos nosotros para llegar allí.

De nuevo se repite la operación con el coche... Toñín y yo... salida de Sta. Catalina... carretera de Castrillo... llegada a Astorga... Recogemos a Tori, Olga y el niño y nos vamos con los dos coches a El Ganso. Otra vez el mismo recorrido, pero a la inversa... Salida de Astorga... carretera de Castrillo (ya he perdido la cuenta de las veces que he pasado por delante de este pueblo)... Sta. Catalina... El Ganso.


Comida en El Ganso

Son ya casi las dos de la tarde cuando llegamos con los dos coches a El Ganso. Finamente decidimos comer allí, así que esperamos a que llegasen Juanma y Laura (que venían andando desde el pueblo anterior) y, una vez reagrupados, entramos todos, peregrinos y acompañantes en un mesón cercano (merendero La Barraca de la foto de la izquierda) para degustar unos platos combinados; luego ya veríamos cómo nos las arreglábamos Toñín y yo para andar el tramo de Sta. Catalina a El Ganso que estaba pendiente.

Por no retrasar a los demás, y teniendo en cuenta que aún debíamos de llevar uno de los coches al final de etapa, en Rabanal del Camino, Toñín y yo decidimos no andar el tramo de Sta. Catalina a El Ganso, de modo que se lo debemos a El Camino: en algún momento de 2011 saldaremos esta deuda y andaremos los 5 km (completamente llanos y sin la menor dificultad) que separan esos dos pueblos.

. . .
. . .



El tramo final a Rabanal

Después de comer, nuevamente Juanma y Laura se quedan esperando (esta vez en El Ganso) a que Toñín y yo movamos los coches. El adelantado (ahora el de Toñín) se queda en nuestro hotel de Rabanal y aprovechamos para dejar allí al niño con su abuela y su tía. Regresamos Toñín y yo en mi coche para dejarlo como coche retrasado en El Ganso.

Pasadas las cuatro y cuarto de la tarde, Los 4 peregrinos iniciamos el último tramo, de 7 km, hasta el final de etapa, en Rabanal del Camino. La verdad es que el día ha transcurrido de manera bastante caótica por los líos y la descoordinación con el tema de los coches.

El último tramo de etapa es, sin duda, el más bonito (y también el más empinado) del día, pues transcurre por zona de monte. En algún momento se ven, como otras veces a lo largo de todo el Camino, cruces de madera hechas con ramas de árboles, que los propios peregrinos han ido colgando en vallas y en los sitios más diversos.

Un kilómetro antes de entrar en el pueblo de Rabanal nos encontramos con el Roble del Peregrino, un árbol milenario testigo de las andanzas de los peregrinos a lo largo del tiempo.


Rabanal del Camino

Con más pena que gloria, a las seis de la tarde, coincidiendo con las campanadas del reloj de la iglesia, llegamos a la meta de hoy. Rabanal es un pueblecito pequeño y coqueto, con sus típicas casas de piedra y, entre ellas, la de nuestro alojamiento, la Posada de Gaspar, donde pernoctaremos en dos habitaciones triples: los hombres por un lado, y las mujeres (con el niño) por otro.

Tras acomodarnos en nuestra habitación (que podéis ver filmada en el penúltimo vídeo de esta página, con una curiosa imagen de nuestras vecinas de habitación que, ojo, no pertenecen a nuestra expedición), Toñín y yo nos disponemos a mover los coches para la etapa de mañana. Mañana se sube a la Cruz de Hierro, la primera gran dificultad montañosa del CS2010, de modo que pensamos en dejar el coche adelantado en el pueblo anterior a la cima (Foncebadón).

Pero lo primero que había que hacer era regresar a El Ganso a recoger mi coche, que se había quedado allí. Cuando llegamos a El Ganso, Toñín repara en que tiene que echar gasolina a su coche. Pero la gasolinera más próxima abierta estaba en... ¡Astorga! Así que, otra vez... De El Ganso a Sta. Catalina... Carretera de Castrillo... Astorga... Gasolinera... De vuelta a la carretera de Castrillo (que de seguir así, nos nombrarán hijos adoptivos del pueblo o algo parecido)... Sta. Catalina... El Ganso... Rabanal... Foncebadón (primer pueblo de la etapa de mañana).

En Foncebadón se queda mi coche hasta mañana y Toñín y yo regresamos en el suyo a Rabanal para dejarlo definitivamente aparcado... Por hoy ya no más coches, ¡por Dios! Ya en Rabanal salimos a dar un paseo aprovechando los últimos rayos de luz de la tarde. Hoy es domingo, tarde futbolera. Hoy había un Atlético-Barça (1-2) del que Toñín vio el final (¡pobre!) mientras el resto de la expedición (peregrinos y acompañantes) dábamos un paseo por el pueblo.

Y a eso de las diez de la noche cena en nuestra preciosa Posada, con nuestra camisetas de las flechas, y colofón de pelotazos antes de irnos a dormir por parte de los tres muchachotes de esta expedición. ¿Os habéis fijado en la cantidad de veces que he mencionado "Castrillo" en esta entrada del blog? Pues ese ha sido el tema de cachondeo de la cena y velada posterior de hoy. Mejor reír que llorar.




Mañana, la Cruz de Hierro y El Bierzo

Mañana nos espera una de las etapas más duras. Son 25 km en los que primero se sube a la emblemática Cruz del Hierro para después entrar en la comarca de El Bierzo, tras un vertiginoso y larguísimo descenso. Parece que el tiempo seguirá acompañando, como previsiblemente lo hará durante toda la semana. Yo ya me voy a dormir, porque hoy, a falta de uno, son dos los roncadores los que me acompañan. Y ya me he dado algún que otro cabezazo con este techo abuhardillado que tenemos en esta habitación. ¡Buen Camino!


Videomontaje fotográfico de la etapa
(música de Monsoon "Ever so lonely")




Retroceder a la etapa anterior (etapa 0 del CS2010)

Avanzar a la etapa siguiente (etapa 2 del CS2010)

VOLVER AL ÍNDICE DEL CS2010

Otras entradas del blog relacionadas con esta etapa:

En cuatro días arranca el CS2011
(incluye el relato del tramo del Camino Sta. Catalina-El Ganso
que en su día les quedó pendiente de andar a Toñín y Miguel)

1 comentario:

Juanma dijo...

Vaya odisea con los coches.
Los conductores peregrinos han debido acabar destrozados la etapa.
¡¡ Animo chicos !!