domingo, 30 de septiembre de 2018

Peregrinos en el río



¡Hola peregrin@s!

Juanma tuvo la idea. A mí me pareció genial. Isabel tenía otros compromisos: ayudar a su hermano a pintar la casa del pueblo en Sanabria...

Juanma me propuso ¿Qué tal acercarnos un fin de semana a Asturias a hacer el descenso en canoa de algún río? Ya sabéis que para este tipo de cosas no hay que convencerme mucho... Dicho y hecho.

Entre el jueves 27 y el domingo 30 de septiembre de 2018 Juanma y yo hemos estado alojados en un hotel rural de Colombres (Asturias), muy cerquita del límite con Cantabria, con el propósito de hacer el descenso del río Deva, limítrofe entre Asturias y Cantabria. El hotel es también albergue de peregrinos ya que está situado en medio del Camino del Norte, por donde (previsiblemente, porque aún no lo hemos planificado) pasaremos el año que viene.

Durante este fin de semana hemos estado en lugares muy relacionados con el Camino de Santiago. Ya veréis... Os lo contamos a continuación.

JUEVES 27 DE SEPTIEMBRE — VIAJE DESDE MADRID

El jueves por la tarde salimos en el coche de Juanma desde Madrid hacia Asturias. El tiempo acompañará en todo el fin de semana. Por el camino hicimos una parada intermedia para tomarnos unos cafés en un lugar muy conocido y emblemático del Camino de Santiago: Frómista. ¿Os suena?

Frómista fue final del Camino Francés de 2008 y comienzo del Camino Francés de 2009. Estuvimos tomando los cafés justo en el hotel donde nos alojamos aquellas veces, frente a la iglesia de San Martín.

COLOMBRES

Hemos llegado a las nueve de la noche a Colombres, pueblecito asturiano de paso del Camino de Santiago del Norte. Nuestra habitación es chulísima, huele a madera, tiene una terraza que mira a la entrada del hotel, por donde pasa el Camino, y hemos visto una lechuza que estaba posada en los barrotes de la terraza y que, al notar nuestra presencia, ha salido disparada perdiéndose en la oscuridad del cercano bosque.

Colombres es un pueblo pequeñito. Es más grande la cercana Unquera, a 3 kilómetros, a orillas del Deva pero en el lado cántabro, por donde también pasa el Camino del Norte. En Colombres hemos encontrado un mesón abierto donde cenar y nos hemos acordado de la peregrina Isabel, a la que hemos llamado durante la cena.

La cena la hemos empezado en la terraza del local pero, como hacía algo de fresco, hemos acabado por meternos dentro del establecimiento.

Nuestra idea es acercarnos mañana a Unquera, desde nos remontarán en coche hasta Panes y ahí cogeremos una canoa para descender por el río hasta Unquera, ya en la desembocadura, con una duración prevista para la travesía de entre tres y cuatro horas aproximadamente.

VIERNES 28 — EL DESCENSO DEL DEVA


Tras desayunar en el hotel rural, nos dirigimos a Unquera, a las oficinas de DevaTur, donde nos toman los datos y nos acercan en furgoneta hasta Panes. Allí nos espera nuestra canoa con la que realizaremos el descenso del río Deva hasta su desembocadura en Unquera.

Será una buena ocasión para probar mi cámara Go-Pro, que llevaré adaptada al casco...

¡Impresionante la experiencia, qué os voy a contar! Descendimos el río en unas cuatro horas, entre las once de la mañana y las tres de la tarde, incluido un pequeño parón en un meandro para comer el pícnic que nos habían preparado nuestros amigos de DevaTur.

En las siguientes imágenes podéis ver algunos momentos de nuestro poco ortodoxo estilo piragüistico...
















UNQUERA Y SAN VICENTE DE LA BARQUERA

Ya de vuelta en tierra firme, aprovechamos nuestra estancia en Unquera para comer en una terraza y degustar, como postre, sus famosas corbatas. Por la tarde realizamos una pequeña excursión a San Vicente de la Barquera, también lugar de paso del Camino del Norte, donde visitamos la hermosísima playa del Merón y el casco viejo de la villa por donde, probablemente, pasaremos el año que viene peregrinando.

Al caer la tarde regresamos a Colombres y aquí nos cerveceamos y cenamos en un restaurante mexicano, muy animado, próximo a nuestro hotel rural mientras planificábamos la jornada turística de mañana. El encargado del establecimiento nos explicó cosas sobre los ingredientes picantes de la comida mexicana y, en particular, sobre una botellita de salsa picante que vimos en la barra del local y que llevaba impresa una calavera y un letrerito de "NO TOCAR - PELIGRO DE MUERTE". Ufff.

SÁBADO 29 — TURISMO COSTERO Y DE MONTAÑA

El sábado lo dedicamos a recorrer lugares turísticos de la mitad oriental de Asturias.

Empezamos por la costa. Nuestro primer destino fue Llanes, donde se celebraba una carrera de rallies.

También es lugar de paso del Camino del Norte al igual que Ribadesella, nuestro destino siguiente, donde degustamos unos riquísimos pastelitos típicos de la zona.

A las dos de la tarde nos dirigimos a Cangas de Onís, para comer allí, iniciando así nuestro regreso a Colombres, pero por el interior. Nos dimos un paseo por el pueblo y subimos a lo más alto del Puente Romano.

Por la tarde hubo tiempo de acercarse a los miradores del pico Naranjo de Bulnes, el Urruellu de los asturianos, para divisar unas espectaculares panorámicas de esta gran mole de piedra.



Antes de volver a nuestra zona de Colombres y Unquera hicimos una pequeña parada en Panes. Y la cena, en Unquera, regada de sidra en el interior del local en cuya terraza habíamos comido ayer. Se trata de un sitio singular, con dos grandes toneles dentro de los cuales hay mesas dispuestas como comedor. Aquí presenciamos el sosísimo empate a cero entre el Madrid y el Atleti en la liga.



Y después, a nuestro hotel. La jornada ha resutado estupenda.

DOMINGO 30 — REGRESO A MADRID

Y como lo bueno siempre se acaba, nos tocó volver a Madrid el domingo. No sin antes tomarnos nuestro último desayuno rural en el hotel azul de Colombres, con café, tostadas y zumos. En la doble foto inferior podéis ver nuestro alojamiento. En la parte de la izquierda, el albergue, con el comedor en el piso inferior acristalado. En la parte de la derecha, nuestro hotel con nuestra habitación la primera que se aprecia con la persiana subida y la terracita de madera.


Y ya de vuelta a Madrid, aún hubo tiempo para hacer una parada en Medina del Campo para saludar a Isabel la Católica.

El pueblo estaba muy animado, con mercadillo en la plaza Mayor. En esta plaza nos costó encontrar un sitio libre donde comer pero al fin lo hicimos antes de nuestro regreso a la capital.

Nos vemos en unos meses en... ¿el Camino del Norte? Ya veremos... ¡Buen Camino!


OTROS CAMINOS:

Camino Inglés 2018 (CS2018)
Camino a Finisterre 2017 (CS2017)
Camino Primitivo 2016 (CS2016)
Camino Primitivo 2015 (CS2015)
Camino Portugués 2013 (CS2013)
Camino Aragonés 2012 (CS2012)
Camino Francés 2011 (CS2011)
Camino Francés 2010 (CS2010)
Camino Francés 2009 (CS2009)
Camino Francés 2008 (CS2008)
Camino Francés 2007 (CS2007)
Peregrinos en la nieve