viernes, 25 de abril de 2008

CS2008 – Etapa 0 (Camino de Logroño)




¡Hola peregrinos! Aquí estamos de nuevo con vosotros, otro añito más... ¡Los 4 peregrinos! Este segundo año, el Camino nos llevará desde Logroño (donde ahora os escribo esto) hasta el pueblo de Frómista, ya en tierras palentinas, recorriendo un total de tres provincias (La Rioja, Burgos y un poquito de Palencia) a lo largo de 190 kilómetros repartidos en 8 etapas. Como de costumbre, arriba os pongo el perfil del recorrido (os recuerdo que estos perfiles se leen de derecha a izquierda, o sea, de este a oeste).

La jornada de hoy ha sido tranquila y ha discurrido más o menos así...


Salida desde Madrid

Bueno, pues el Camino lo retomamos en el mismo lugar donde lo dejamos el año pasado: en la estación de autobuses del intercambiador de la Avenida de América, en Madrid. Nuestro autobús hacia Logroño sale a eso de las cinco y media de la tarde para llegar sobre las nueve y media a la capital riojana.

He llegado a la estación a las cinco menos cuarto, con mi vestimenta de peregrino (salvo la concha, pues yo sólo me la pongo durante el recorrido "oficial"). He viajado hasta allí en metro y si vierais la cara que ponía la gente con la que me cruzaba. "De dónde se habrá escapado este", pensaría más de alguno. Al minuto de llegar aparece por allí el peregrino Juanma: si lo hacemos a propósito no nos compenetramos mejor para coincidir a la misma hora.

Pasados cinco minutos nos llama la pareja peregrina, Laura y Toñín, o si lo preferís, Barbie Peregrina y Barro Man. Resulta que han salido muy tarde del trabajo, no les ha dado tiempo ni a comer, y están en una cafetería muy próxima a la estación, donde nos esperan. Nos acercamos a su encuentro, y allí pedimos algo de comer... unos refresquitos... unos cafetitos... Vamos, que aún ni nos hemos subido al autobús, no hemos comenzado a andar... ¡y ya estamos rodeados de racioncitas, bebidas por aquí y por allá, chupitos...! Juajuajuas... Este Camino lleva el mismo "camino" que el de 2007...

En fin, que tras acomodar debidamente nuestros estómagos regresamos nuevamente a la estación y nos subimos ya al autobús. Primero el peregrino Toñín nos hizo entrega de unas pequeñas conchas conmemorativas, similares a las que nos dio en la estación de Atocha el año pasado, cuando nos disponíamos a iniciar el Camino de 2007. Una vez sentados, soy yo quien, siguiendo con la tradición, hago entrega a los otros tres peregrinos de los cuadernillos de viaje con información utilísima sobre perfiles de etapas, monumentos, lugares donde echarse un buen pelotazo, etc. Vamos, todo lo indispensable para que el Camino se desarrolle sin sobresaltos.


Tardecita en el autobús

El autobús arranca muy puntual, a las cinco y media, y en seguida nos percatamos de algo que nos va a alegrar la tarde: este autobús tiene servicio de restauración en su interior. En realidad es una linda camarera (muy parecida, por cierto, a la cantante de Amaral) quien primero nos pasa unas bebiditas, luego unos bocadillitos, después unos cafetitos, más tarde unos bomboncitos, creo que después unos pastelitos, ... y seguro que me dejo algo. Sin duda, ¡nuestra preparación para este duro Camino de 2008, acababa de empezar!

El autobús hizo una pequeña escala en Soria, pero se conoce que los que hacían el trayecto desde aquí tenían un billete de "categoría" inferior porque a ellos no les ofrecieron ni agua... Jojojojo... No sé si es eso o que nos lo comimos todo nosotros y ya no les dejamos nada para ellos...

El autobús hizo entrada en La Rioja por la comarca de Cameros, una auténtica preciosidad... Lástima que el Camino no pase por aquí, porque bien valdría la pena visitarla con más detenimiento. Así las cosas, y ya con la noche encima, llegamos a Logroño sobre las diez menos veinte de la noche.


Noche en Logroño

En Logroño nos alojamos en el mismo hostal que el año pasado: aunque no es nada del otro mundo, está muy céntrico, próximo a la Catedral y a la calle Laurel, auténtica zona de vinos de la ciudad. Parece que este año nuestras habitaciones son algo mejores, con vistas exteriores y con nombres relacionados con el mundo del vino ("Tempranillo" y "Garnacha"). La "pega" es que también son bastante más ruidosas y hoy, que es viernes, se nota mucho el ambiente de la vida nocturna de este barrio.

Al igual que el año pasado, cenamos en plan de raciones por la calle Laurel. Estaba animadísima. Nos cruzamos con un "colgao" que nos pidió un euro que le faltaba para pillarse un cubata... Le contesté que "agarra de esta...". Hay un sitio donde hacen unas banderillas de champiñones riquísimas y en otro me he cepillado un espárrago rebozado con jamon de york que era una delicia. Este año me he traído yo también la cámara de fotos con la idea de acercaros mejor el ambiente nocturno de los sitios por donde pasemos (que no todo van a ser iglesias y puentes, ¡¡leñe!!). A las once y un poquito nos recogimos en las habitaciones para preparar la etapa de mañana.


Mañana empezamos...

Bueno, pues ya estoy aquí, en la habitación "Tempranillo", con el peregrino Juanma: a ver qué tal se porta esta noche con su temible "serrucho"... Hace un momento que he hecho el reparto de mejunjes milagrosos, para ir previniendo la aparición de ampollas. Hoy hemos tenido un día muy soleado y parece que el tiempo seguirá así todo el fin de semana: con sol y calor aumenta el riesgo de ampollas. Es posible que este año ni tengamos que utilizar los ponchos.

Mañana tenemos la primera etapa, y ya una de las más largas, 29 kilómetros de Logroño a Nájera, con un perfil en forma de suave V invertida: la primer parte de subida y los 10 kilómetros finales, de bajada. Mañana os lo cuento. ¡Buen Camino!


Videomontaje fotográfico del CS2008
(música de Alan Parson's Project "Sirius")

No hay comentarios: