domingo, 10 de mayo de 2009

CS2009 — Etapa 8 (Camino de Astorga)




¡Hola peregrin@s! ¡Ya estamos aquí! Hace unos pocos días que hemos concluido, enteritos, el CS2009. La última etapa fue la más larga de este año, 21 km llanos pero con alguna incómoda cuesta, que nos llevaron hasta la milenaria ciudad de Astorga. Esto fue lo que ocurrió a lo largo de la última etapa.


Comienza la etapa más larga...

Sábado 2 de mayo. 8 de la mañana... ¡¡¡En pieeee!!! No, esto no es la mili... Hoy nos levantamos para afrontar nuestra última etapa del CS2009. El día es muy diferente a los anteriores pues luce un sol espléndido y hay una temperatura más alta. Desayunamos lo de costumbre en nuestro hostal de Villadangos y, algo después de las nueve de la mañana, comenzamos nuestra última caminata. El último día siempre hay un ambiente de cierta euforia que te hace verlo todo de otra manera. Hasta diría yo que el paisaje es mucho más verde de lo que nos esperábamos encontrar.

El Camino discurre bien por pistas de tierra pegadas a la carretera o bien rodeados de árboles donde se escucha el sonido de decenas de grajos revoloteando sobre nuestras cabezas. Junto a nosotros hay un curso de agua de un canal. En un momento dado tuvimos que enfrentarnos a una culebra que se enrolló en forma de ovillo, atacando nuestros bordones a nuestro paso por el Camino. ¡Qué emocionante! ¡Lástima (para ella) que no midera más de 20 cm! En ese momento sí que parecía esto lo de El hombre y la tierra... Con estas cosas, el primer pueblo intermedio de la jornada, San Martín del Camino, a 4 km de la salida, lo atravesamos casi sin enterarnos.


Un paseo por el medievo: Hospital Puente-Órbigo

Desde San Martín, el Camino va completamente pegado a la carretera hasta acercarnos a la preciosa localidad de Hospital Puente-Órbigo, 6 kilómetros después. Qué pena no haber hecho noche en este lugar. Se trata de una animada villa donde se palpa el espíritu jacobeo por todos lados, destacando su hermoso y espectacular puente medieval sobre el río Órbigo. Aquí llegamos al mediodía y nos entretuvimos cerca de una hora haciendo fotos y tomando algún refrigerio en el hostal que podéis ver al fondo de la foto de la izquierda.

Vimos más peregrinos en este pueblo que en todos los demás de este año juntos. Según leímos en algún panel explicativo situado sobre el imponente puente, parece ser que el cauce del río es lugar de celebración de justas y torneos medievales en verano. La verdad es que ese lugar es muy amplio y parece un lugar idóneo para esas celebraciones. En el pueblo hay también varios albergues de peregrinos, a los que se accede tras cruzar el puente. En el primero que nos encontramos, sellamos nuestras credenciales.
.
Este primer albergue tenía una pinta fenomenal, con un patio precioso y un pozo en el centro. Ya podíamos haber pillado un albergue así en alguna etapa que yo me sé... Conseguimos filmaros algunas imágenes que podéis ver al final del vídeo que aparece justo a continuación. A eso de la una de la tarde, nos marchamos definitivamente de este pueblo, rumbo al siguiente.




La hora de comer

Una vez que se deja Hospital Puente-Órbigo, el panorama cambia sustancialmente. Entramos en un terreno deshabitado de pistas de tierra que discurren entre parcelas agrarias y en algún momento tenemos que soportar la presencia de molestísimos tractores agrícolas circulando a nuestro lado y levantando varios metros de polvo a su paso. A estas alturas de etapa, el sol ya pegaba fuerte. Menos mal que este suplicio duró poco porque a 3 km de Hospital de Órbigo está el pequeño pueblo de Villares de Órbigo, con un monumento al peregrino y, a su lado, una oportunísima fuente.

Decidimos hacer la comida un par de kilómetros más adelante, en el pueblo de Santibáñez de Valdeiglesias, adonde llegamos a las dos de la tarde. El bar del pueblo estaba cerrado pero al menos pudimos comernos los bocatas que llevábamos —desde el día anterior— en el jardín del albergue de peregrinos. Esta escena también quedó plasmada para la posteridad en el vídeo siguiente.



Subida al Alto de Santo Toribio: Astorga a nuestros pies

Desde este pueblo se inicia la última dificultad orográfica del Camino de este año: la subida al Alto de Santo Toribio. Hicimos cumbre a las cuatro y media de la tarde, luego de una larga y calurosa ascensión que parecía no tener fin (es curioso, siempre tenemos esta percepción cada vez que el perfil de la etapa se empina...). En lo alto de este monte hay un crucero desde el que se divisan las agujas de la catedral astorgana: solamente nos faltan 5 kilómetros para acabar el CS2009. También nos detenemos un momento a otear el horizonte y fijarnos en lo que serán las primeras dificultades montañosas del Camino de 2010, pero de estas ya habrá tiempo de hablar cuando llegue el momento...


Entrada triunfal en Astorga

Desde Santo Toribio comienza un descenso corto y muy pronunciado que nos lleva hasta el cercano pueblo de San Justo de la Vega, que ya es casi un barrio de Astorga. En San Justo hacemos una pequeña parada en un bar para tomarnos algún refresco, porque el calor ya es sofocante, y reanudamos la marcha a las cinco y media de la tarde. Abandonamos este pueblo cruzando un puente de hierro, y metiendo bastante ruido al golpear el suelo con nuestros bordones (véase vídeo más abajo). Y a las seis de la tarde, hacemos nuestra entrada triunfal en Astorga... ¡Prueba superada!

Tras un mínimo descanso en nuestro céntrico hostal, salimos a dar un paseo por el pueblo y aprovechar para comprar algún recuerdo y algo de bollería, porque esta ciudad es un auténtico paraíso para los golosos... Llegamos con el tiempo justo para acceder al recinto del Palacio Episcopal de Gaudí (al que no pudimos entrar) y de los Atributos Arzobispales. Justo enfrente se halla la estación de autobuses desde donde partiremos mañana de regreso. En nuestro paseo también vimos otros monumentos como la Catedral (con una de las torres en obras) o las ruinas romanas. También entramos, por los pelos, en la Asociación de Amigos del Camino en Astorga, a punto de cerrar, donde nos sellaron las credenciales.



Debacle del Madrid y noche de despedida

Nuestra tarde de paseo se extendió por la zona de la Plaza Mayor y su bonito edificio consistorial. Pero hoy había, además, una cita futbolera. En el Bernabéu, había un Madrid-Barça con media liga en juego. Lo vimos en una terraza, mientras nos cerveceábamos un poco. El resultado, ya lo sabéis: un 2-6. La cara que se le quedó a Juanma, os la podéis imaginar... Hoy no era su día...

Muy cerca de aquí está el restaurante La Peseta, referencia gastronómica de la ciudad. Nos habíamos conjurado para tomarnos un cocido maragato en este lugar como colofón a nuestro Camino. Qué bien se come aquí. La factura nos la presentaron en un formato bastante original: dentro de un zueco de madera. Tras la cena regresamos al local donde vimos el fútbol, pero esta vez, para tomarnos unos pelotazos de despedida. Juanma estaba preocupado también porque perdió en algún momento de la etapa de hoy la funda de la cámara de vídeo... Hoy no era su día. Luego sabríamos que se le cayó en nuestro hostal de Villadangos en el momento de iniciar la etapa de hoy. (Ya se la han enviado por correo, sin cargo, a su domicilio de Madrid, en una prueba más del denominado espíritu del Camino).


Regreso a Madrid

La mañana del domingo 3 de mayo fue similar a las que en su día vivimos en Logroño y en Frómista, metas de los caminos CS2007 y CS2008 respectivamente, cuando nos disponíamos a regresar a Madrid. Día soleado, temperatura agradable, y partida hacia la estación (de autobuses en esta ocasión) para regresar a Madrid.

Como siempre, teníamos una mezcla de emociones. Satisfacción, por un lado, por los días vividos y el objetivo alcanzado. Pena, por otro, porque esto se acaba... ¿Qué pasará cuándo llegue el último año? De momento nos queda el consuelo de que el año que viene habrá más y que ahora entramos en la dinámica del intercambio de fotos, quedadas para hablar del Camino, preparativos del próximo...
.
Bueno, pues hasta aquí todo lo que ha dado de sí este Camino de 2009. Este año ha sido de predominio de etapas llanas, con paisajes algo monótonos y un tiempo frío y ventoso, en general. Lo mejor, como siempre, el excelente ambiente de camaradería, no ya solo entre nosotros, sino con toda la gente que nos hemos ido encontrando estos días. Tampoco podemos olvidarnos de los lugares que hemos visto, de las emociones vividas, de lo ricas que estaban las cosas...
.
¿Y el año que viene? Los perfiles de etapa del CS2010 asustan desde el primer día: ya veréis cuando los pongamos. Hay que atravesar toda la comarca del Bierzo con unas subidas de cuidado. El año que viene, algun@ va a sudar sangre... Pero eso ya os lo contaremos en su día. ¡Buen Camino!


Videomontaje fotográfico de la etapa
(música de Abba "Eagle")
.




VOLVER AL ÍNDICE DEL CS2009

Otras entradas del blog relacionadas con esta etapa:

¡Ya estamos de vuelta!

1 comentario:

Esther dijo...

Parece que Juanma se ha puesto ya las pilas, no hay nada con las vacaciones para ponerse al día con los temas pendientes