viernes, 29 de abril de 2011

CS2011 — Etapa 0 (Camino de Samos)





¡Hola hola hola peregrin@s! Otro año más vamos a vivir con vosotr@s un nuevo tramo del Camino de Santiago Francés que iniciamos allá por abril de 2007 en Saint-Jean. 2011 es el año elegido para concluir este Camino (CS2011) pues esperamos llegar a Santiago de Compostela dentro de unos días.

Como sabéis, este año somos Los 4+1 peregrinos ya que nos acompaña Isidro, al que tengo aquí a mi lado, junto con el peregrino Juanma, en la habitación del hotel de Samos, lugar de inicio del recorrido de este año. También nos acompañarán el pequeño pelegrín José Antonio y la abuela Tori. Como el año pasado, contaremos nuevamente con dos coches de apoyo.


Arriba os hemos colgado el perfil del recorrido del CS2011 (que se lee de derecha a izquierda): transcurre por completo por tierras gallegas y puede decirse que es un típico rompepiernas con sube-bajas continuos.


¡En marcha!

Este año viajamos hacia el punto de inicio del CS2011 divididos en dos grupos. Por un lado van Laura y Toñín en su coche, con la abuela y el peque, pues Toñín tenía que estar esta mañana en Valladolid por motivos laborales.

Por otro lado, Isidro, Juanma y yo viajamos en mi coche: hemos quedado a las tres y media de la tarde en Puerta de Toledo donde tuvimos tiempo de plasmar en una instantánea el protocolario comienzo del CS2011. Tras darles, como todos los años, los cuadernos del Camino, nos ponemos en marcha.

El recorrido en coche hasta Samos resulta plácido. Entre otras cosas vamos bromeando sobre qué habrán olvidado esta vez Toñín o Laura cuando lleguen a Samos. Porque todos los años siempre hay alguna sorpresa de este tipo cuando ya estamos en marcha...


Agrupamiento de peregrinos en Samos


Llegamos a Samos a las nueve de la noche, un par de horas después de que lo hiciera el otro coche de peregrinos. Nuestro alojamiento en Samos es distinto al del año pasado: ahora estamos más alejados del monasterio, en un pequeño hotel situado justo a la salida del pueblo, junto a la carretera que lleva a Sarria.

Tras saludar al resto de peregrinos de la expedición, descargar equipajes e instalarnos en las habitaciones se confirma la primera de nuestras sospechas. El peregrino Toñín se ha olvidado el sombrero de peregrino en Madrid... Pffff... Jajajaja... ¡Lo de todos los años! ¡Siempre se le olvida algo!

Rápidamente nos disponemos a realizar el primer movimiento de coches de apoyo. El mío se quedará como coche adelantado en Sarria, final de la etapa de mañana, mientras que el de Toñín se quedará aquí en Samos. Para dejar mi coche en Sarria y poder regresar a Samos, Toñín y yo nos vamos, cada uno con su coche, al destino de la etapa de mañana. En Sarria aparcamos mi coche junto al hotel donde pernoctaremos mañana y regresamos los dos a Samos, ya en el coche de Toñín. Todo este trasiego lo hemos conseguido realizar de forma bastante rápida porque en menos de una hora ya estamos de regreso. Al menos hoy parece que ha salido bien el tema de los coches de apoyo...


Paseo por el pueblo y cena

A las diez de la noche ya está de nuevo reagrupada toda la expedición. Comienza a oscurecer y nos disponemos a dar un paseo por el pueblo y, de paso, ver si encontramos algún sitio donde cenar. Pero antes, el nuevo peregrino, Isidro, sorprende al grupo con una sorpresa: nos hace un obsequio de bienvenida al resto de peregrinos. Se trata de un conjunto de pinzas para colgar la ropa, cuerda y pañuelos de papel desechables. Todos le agradecemos este bonito, a la vez que inesperado, detalle.

La noche nos sorprende en nuestro paseo hacia Samos. Estamos todos: Los 4+1 peregrinos, la abuela Tori y el pequeñín. La temperatura es algo fresca pero tampoco incomoda en exceso. La parte principal del pueblo, situada en torno al monasterio, está a casi 10 minutos andando. La oscuridad de la noche es casi total y apenas se perciben las casas del pueblo. Solo destaca la iluminación sobre el monasterio: tras deambular por sus proximidades, Laura y Tori se separan del grupo y optan por regresar con el niño a nuestro hotel y cenar allí. Los chicos decidimos quedarnos a cenar en el hotel Victoria, al lado del monasterio y donde estuvimos alojados el año pasado, ya que nos pareció el sitio más animado de la zona. Comimos muy bien. La gastronomía gallega hizo acto de presencia. Y también he de decir que la camarera del año pasado aún se acordaba de nosotros (solo hace siete meses que estuvimos por aquí y nuestra presencia debió de hacerse notar...). Unos lindos pelotacillos pusieron la guinda final a esta primera cena del Camino 2011.




Mañana, etapa tranquila a Sarria

Bueno, pues ya estamos de vuelta en nuestro hotel. Hoy compartimos una habitación triple Juanma, Isidro y yo. A lo largo del Camino este año tendremos habitaciones para todos los gustos: dobles, triples, cuádruples, etc. Veremos qué tal nos acoplamos (y no seais mal pensados con la palabrita, eh!). Isidro ya se ha puesto el pijama y está anotando sus cosas en su pequeño diario de peregrino con el que ha venido a este viaje.

Esta habitación es cuando menos curiosa. Tiene una terraza que da a la fachada principal del hotel. Pensábamos que no había teléfono, pero lo hemos encontrado... ¡dentro del cajón de una mesilla de noche! Estamos mirando la descripción de la etapa de mañana y vemos que se trata de una pequeña etapa de poco más de 12 kilómetros con un perfil casi llano. Como no esperamos que nos lleve mucho tiempo, intentaremos hacer una visita rápida al monasterio que el año pasado nos fue imposible realizar. Pero eso, os lo contaremos mañana. ¡Buen Camino!


Videomontaje fotográfico del CS2011
(música de Alan Parson's Project "Sirius")





2 comentarios:

Juanma dijo...

¡¡¡ Que alegría !!!

Estaba esperando el relato de este año y la verdad es que me ha encantado.

Isidro dijo...

Un trabajo excelente. Muchas gracias y adelante...